martes, 14 de abril de 2009

En agosto de 1942


A Mario Arregui

Sintió una máscara
posársele en la cara,
cuando en medio de la calle oscura
inclinándose dijo, a la pobre mujer,
díjole: vamos...

La Verdad tiene un solo rostro
y no es bueno aquí
ponérsele a buscar -pensaba-
y dijo, sin embargo dijo:
Ven mi amor.

Empujó puertas ya entreabiertas.
Paseó su angustia de caballo herido;
y dijo, sin embargo dijo:
Ven mi amor.

2 comentarios:

amelie dijo...

El amigo Líber provoca eso: un suspiro tras la lectura...

Cada vez tengo más claro que tu blog es un puro haiku: imagen y texto minimalistas para provocar la emoción. Un beso grande

El Gato dijo...

Falco, vos, Amelie y yo...
Los mismos que estuvimos la otra noche en el Bacacay.
Quizas el viejo Liber nunca supo de su capacidad de arquitecto.
De su poesia como puente para que gente comun como nosotros, nos encontremos alguna vez en esta vida.
Celebro el encuentro.
Celebremos el milagro de estar vivos, y lo dice alguien que supo estar muerto.
Salud!